RESIDUOS TECNOLÓGICOS

Residuos Tecnológicos = Residuos Peligrosos hehe

¿Que son los Residuos Tecnológicos o Electrónicos?
Se los llama RAEEs y es justamente porque se trata de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos como por ejemplo, heladeras, microondas, reproductores de música, computadoras, monitores, televisores, celulares, equipos de iluminación, herramientas eléctricas, juguetes, etc. El problema de estos residuos es que junto con los materiales reciclables se encuentran sustancias contaminantes como plomo, mercurio, arsénico, cadmio y cromo hexavalente, las cuales son tóxicas y poseen gran capacidad de dañar el ambiente y afectar la salud de la población. El plomo que contiene el tubo de rayos catódicos de un solo televisor puede contaminar hasta 40 millones de litros de agua.

Residuos Tecnológicos = Residuos Peligrosos

En Argentina se generan mas de 80 mil toneladas de residuos tecnológicos por año.

Según datos relevados por la consultora especializada en gestión ambiental, RiesgoLab Consulting Group (www.riesgolab.com.ar), en nuestro país se producen mas de 80 mil toneladas anuales de basura tecnológica o electrónica. El dato surge de auditorías ambientales que realizó la consultora en rellenos sanitarios y de seguridad de la Ciudad de Buenos Aires y GBA y empresas recuperadoras del Gran Buenos Aires, en los últimos tres años.
Según el informe, los residuos electrónicos representan el 5 % de la basura que se genera en el mundo.
El recambio tecnológico y la vorágine de consumo acortan los plazos de la renovación de equipos y de terminales electrónicas. Tanto que para los especialistas consultados la situación demanda de la intervención pública en conjunto con un acuerdo sobre buenas prácticas y responsabilidades.

Entre 2008 y 2009, los desechos de los sistemas de impresión sumaron 300.000 unidades (láser de pequeño porte e inkjet), y aumentaron en 3,5 millones de kilos sobre los 12,5 millones de kilos de 2007.
Entre el descarte de computadoras, se registró un incremento de 400.000 monitores de tubos de rayos catódicos, que se tradujeron en 4,5 millones de kilos más que los 6,1 millones de kilos de 2007.
Televisores, celulares, monitores, baterías y un sinfín de componentes electrónicos conforman el 5% de los residuos sólidos urbanos (RSU) a escala global.
tecnologia
Cada argentino genera dos kilos de este tipo de desechos por año, para conformar una montaña de más de 80.000 toneladas anuales.
Sin embargo, de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) que circulan en el mercado sólo se recicla menos del 2% y apenas un 5% de aquellos provenientes del sector de tecnología.
En los últimos dos años, se alcanzó un alarmante nivel de descarte de celulares de casi 10 millones de aparatos por año, es decir, casi el 30% del parque actual compuesto por 32.5 millones de líneas en servicio. A su vez, los niveles de descarte aumentaron cuatro veces en los últimos cinco años. Si se consideran además las 16 millones de líneas activas pero en desuso, se puede estimar que el descarte es aún mayor.

En materia de televisores, la cuantificación del impacto de la renovación de equipos receptores de televisión en Argentina, señala que, entre 2005 y 2009, se vendieron 11 millones de televisores. Esto equivale a la cantidad total de hogares (10,5 millones). Si se cumplen las expectativas de la industria, en 2010, se habrán vendido entre 2,1 y 2,5 millones de unidades, de las cuales más del 90% habrán sido ensambladas en el país.
Reciclar, reciclar y reciclar es la única solución a este tema y al incremento del 10% de kilos anuales promedio.
Si no se toman enserio la recientemente sancionada legislación vigente Ley 11.720 de la Pcia. de Bs. As., seguiremos enterrando casi 50 millones de kilos de materiales, como metales, plástico, cobre, estaño, plata, oro, cadmio y otros, de los cuales el 75% es reutilizable.
En los últimos años, los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEEs), antes de poca relevancia, han suscitado nuevas preocupaciones con respecto a la gestión de los residuos peligrosos domiciliarios ya que estos residuos son peligrosos, los mismos afectan seriamente al medioambiente (por ejemplo un solo televisor llega a contaminar aproximadamente 40 millones de litros de agua) y el efecto sobre la salud de la población es alarmante, ya que se produce lo que llamamos “Intoxicación Silenciosa”, esto se debe a que los metales que componen las plaquetas de estos aparatos se desprenden de las mismas y llegan a nuestro organismo a través del agua al haber sido descartados en un basural a cielo abierto sin ningún tipo de barrera de contención, estos metales pueden producir en nuestro organismo, desde una intoxicación hasta un cáncer y al recibir dosis tan pequeñas pero por periodos prolongados la patología normalmente se descubren en estados ya avanzados.

Los RAEEs (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos) van en ascenso cada año debido al marcado progreso tecnológico a nivel mundial: heladeras, microondas, reproductores de música, monitores, televisores, celulares, juguetes y herramientas, entre otros. El problema de estos residuos radica en que, si bien parte de ellos es reutilizable, contienen también sustancias contaminantes, como ser plomo, mercurio, arsénicos y cadmio, que no reciben el tratamiento correcto y, al ser tóxicas, causan daño a la salud.
ecologia
Se calcula que si se llegase a procesar solo el 70% de los residuos tecnológicos generados en Argentina, se podrían recuperar más de 60 mil toneladas de metales pesados, plásticos y vidrio: “Es importante destacar que una correcta gestión de las RAEEs puede recuperar cerca del 100% de los materiales y reducir el impacto sobre el ambiente al mínimo”, esto no solo disminuiría drásticamente la acumulación de miles de toneladas de estos materiales nocivos, sino que se ahorrarían miles de toneladas de recursos naturales para la fabricación de nuevos productos con el material recuperado y se ahorrarían miles de toneladas de Co2 volcado a la atmosfera al trabajar con materiales recuperados en lugar de fabricar los productos de cero, explica Sebastián Astorino, gerente general de RiesgoLab Consulting Group.
“A modo de ejemplo vale comentar que el plomo que contiene el tubo de rayos catódicos de un solo televisor puede contaminar hasta 40 millones de litros de agua”, ilustra Astorino, cuya consultora brinda el servicio de manejo y gestión de residuos especiales, tanto en PYMEs, como en grandes compañías.
Según el informe, en comparación con otras latitudes: los residuos electrónicos representan el 5% de la basura que se genera en Europa y la Agencia Europea del Medio Ambiente estima que en la próxima década el número ascenderá a 15 millones de toneladas anuales.

La recuperación de los materiales a gran escala puede aumentar la oferta de metales y como consecuencia, reducir la cantidad de emprendimientos mineros que poseen un fuerte impacto sobre el ambiente.

El problema de los residuos es que junto con los materiales reciclables se encuentran sustancias contaminantes como plomo, mercurio, arsénico, cadmio y cromo hexavalente, las cuales son tóxicas y poseen gran capacidad de dañar el ambiente y afectar la salud de la población.

Es importante destacar que hoy una correcta gestión de los RAEEs puede recuperar cerca del 100% de los materiales y reducir el impacto sobre el ambiente al mínimo.

Cuando un RAEE es abandonado en la calle o es tirado junto con los residuos urbanos a un relleno sanitario, al poco tiempo la lluvia y la actividad biológica liberan gran parte de las sustancias tóxicas. El suelo puede retener gran parte de la contaminación, pero llegado a un punto, puede agotar su capacidad de almacenamiento y permitir que se filtre hacia el agua subterránea, la cual es consumida por las familias que no tienen acceso al agua de red.

Los efectos de los metales pesados en la salud humana son bien conocidos, el caso más común son los producidos por el plomo. Ese contaminante es muy peligroso para los chicos produciendo daños irreversibles en el desarrollo del cerebro y afectando de manera negativa la capacidad intelectual. Sabiendo que un monitor o televisor contiene alrededor de 2 kilogramos de plomo y que el límite admisible para el agua potable según el Código Alimentario Argentino es de 0,05 mg/L, un solo monitor o televisor puede contaminar hasta 40 millones de litros de agua.
En Argentina existen numerosas empresas, ONGs, programas e iniciativas que trabajan separando los RAEEs del circuito de los residuos sólidos urbanos. Muchas de ellas trabajan restaurando los equipos y los venden a bajos precios o los donan. Otras empresas como Industrias Dalafer, Scrap y Rezagos y Silkers realizan una gestión integral de los materiales, incluyendo los que contienen las sustancias más peligrosas, como son las plaquetas electrónicas, las cuales son exportadas a plantas de alta tecnología radicadas en el exterior para su reciclaje.
La solución al problema requiere que todas las partes involucradas entiendan, acepten y se comprometan con su lugar en el circuito. Es importante que los usuarios sean concientes de los graves problemas que conlleva una mala gestión de los RAEEs, que las empresas vean la responsabilidad extendida no como un costo, sino como un valor agregado que ofrecerán al consumidor y que el gobierno genere leyes eficaces, con definiciones precisas y con instrumentos orientados a solucionar el problema y no a recaudar fondos.
basura

De tecnología punta a residuo tecnológico
La obsolescencia no amenaza sólo a los ordenadores. Los teléfonos celulares, muy sensibles a la moda, se cambian con una frecuencia media de entre 6 y 12 meses, lo que supone que cada año se dejan de usar en el país unos 20 millones de aparatos.
Uno de los desechos electrónicos que más popularidad está alcanzado últimamente son, sin duda, los viejos televisores de tubo de rayos catódicos, que no han resistido al imparable avance de las pantallas planas preparadas para la nueva televisión digital de alta definición.

Desechos tecnológicos: un problema ambiental
Hasta hace unos años la chatarra tecnológica no era un problema acuciante. Los aparatos electrónicos se mantenían en uso mucho más tiempo, reparándose en caso de avería. Pero en los últimos tiempos la tecnología se ha generalizado y se ha hecho accesible e incluso imprescindible para la gran mayoría de la población. Las actualizaciones, los avances tecnológicos y las modas hacen que los aparatos electrónicos se renueven constantemente, dando lugar a gran cantidad de desechos que hasta hace poco no eran frecuentes.
reciclaje
Los residuos electrónicos tienen sustancias contaminantes
El gran problema de estos aparatos es que contienen elementos y compuestos que pueden resultar tóxicos y peligrosos para el medio ambiente. Los tradicionales monitores de tubo de rayos catódicos son un claro ejemplo de lo expuesto, ya que pueden contener hasta 4 kilos de plomo, un metal pesado peligroso por sus efectos neurotóxicos.
Los ordenadores personales, especialmente los más antiguos, tienen también en su composición sustancias tóxicas como plomo, berilio o cromo hexavalente. Los cables de su interior están recubiertos de PVC que, si son quemados, pueden desprender dioxinas a la atmósfera.

Reciclar la chatarra electrónica proporciona metales valiosos
Pero, además de productos tóxicos, la basura electrónica contiene cantidades apreciables de metales valiosos, como plata y oro, que resultan excelentes conductores de la electricidad. En teoría, reciclar el oro de las placas base de los ordenadores resulta más eficiente y menos destructivo que extraerlo de las minas de superficie que hoy amenazan los bosques lluviosos.
residuos

Qué hacer con los residuos electrónicos
Alargar la vida de nuestros aparatos tecnológicos permitiría reducir la cantidad de residuos electrónicos que generamos. Y, cuando ya no tengan más uso, mejor que guardarlos en algún sótano o depositarlos en el contenedor de la basura, debemos llevarlos a los puntos de recogida habilitados a tal efecto.
Los ciudadanos deben exigir a los gobernantes que hagan cumplir las leyes en materia de residuos tecnológicos, especialmente por parte de los fabricantes y los recuperadores, y que se implementen puntos limpios de recogida en los que poder depositar de manera segura estos desechos. Y los empresarios deberán cumplir con lo que establece nuestra legislación, ahora también al momento de descartar, sus residuos tecnológicos gestionándolos responsablemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s